Seguidores

sábado, 2 de octubre de 2010

Volverle a veeer!

Y derrepente escuché su voz; iluminada, asustada, respiré y caminé lentamente; mis pies reaccionaban al paso que mi corazón latia por esas ganas que sentia de volverle a ver.

Ahora se respirar sin su ayuda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario