Seguidores

lunes, 27 de junio de 2011

¿Conoces esa sensación de impotencia? Eso de no saber lo que quieres, no saber si tan siquiera quieres. Creer que si, pero pensar que no. Hacer que todo funciona cuando sabes que todo va mal. Decir que no te importa, pero saber que no dejas de darle vueltas. Impotencia. Piensas que todo se ha ido, piensas que no te queda nada, que nada va lo suficientemente bien. Dime, ¿cómo te encuentras? Porque yo sinceramente me encuentro sola. Vuelve ese sentimiento de impotencia. ¿Porque va todo por temporadas? Un día todo es perfecto y al siguiente te encuentras sola e infeliz. Como si nada, las cosas cambian. Y es lógico, tienen que cambiar porque sino la vida es muy aburrida. Pero, ¿porque no cambian poco a poco? No, tiene que ser todo a la vez. Todo desaparece y vuelve.
Como si nada, como si un día hubieras echo algo tan bueno que te lo mereces todo y derrepente la cagas y no mereces nada. ¿Por qué?
Tú solo espera, no hagas nada, que poco a poco las cosas vuelven a su sitio. A donde tienen que estar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario